Manos.JPG
Foto4_PMG.jpeg

La escritura ha sido siempre importante en mi vida y cuando iniciaba mi matrimonio años atrás recuerdo haber escrito una noche: 

Te daré tres hijos de los que aprenderás a amarme más.

Logo_Mesa de trabajo 1 copia 25.png

En el momento no comprendí el significado de estas palabras, tampoco sabía quién las había escrito. Al tiempo comprendí… 

Tres seres celestes me ha regalado la vida. 

Logo_Mesa de trabajo 1 copia 23.png

Mi hijo Patricio, el mayor, nació al cielo a los tres meses de gestación y fue mi primer encuentro con la pérdida gestacional. En medio del shock me llené de dolor, de impotencia y de enojo al no entender nada de lo que sucedía. Se trataba de un aborto espontáneo que llevaría a mi hijo a su lugar de origen.

Con mucho miedo y ansiedad llegó nuestro segundo embarazo, mi hija Ángela, una muñeca celestial que vivió en mi cuerpo durante cinco meses para después trascender por una placenta previa durante la gestación. Al intentar salvar su vida la mía también estuvo en riesgo, transité un doloroso duelo que me convencía de que jamás sería madre terrenal y muy en el fondo me sentía culpable: seguramente mi cuerpo no era apto para dar vida.

 

Pero un maravilloso día de Enero llegó Patricia, mi Plumita, mi tercera hija quien tendría una cardiopatía severa llamada Anomalía de Ebstein detectada en el segundo trimestre. La acompañé día y noche en la UCIN por dos meses para después traerla a casa a disfrutar cuatro meses milagrosos de su humanidad. A sus seis meses en una serenidad impecable y absoluta abrió sus alas para regresar a ser quien ella en realidad es.

WhatsApp Image 2022-07-16 at 1.28.17 PM.jpeg
De su mano vino el entendimiento, con ella aprendí las lecciones más grandes: que un hijo no pertenece a sus padres, que tiene su propio destino, que su vida no es incompleta, que han venido a ser luz divina para quienes los conocemos y mucho, mucho más.

 

El amor que desborda mi corazón por mis tres hijos me llevó a crear Madres Fénix, este espacio amoroso y sanador donde madres de alrededor del mundo se identifican con una visión amorosa llenas de gratitud por ser madres espirituales. Soy orgullosa vocera del mensaje de amor de ellos que continúan tocando vidas a través de la palabra y la inspiración.

 

El gran honor de mi vida es ser madre de seres maravillosos a quienes vería cumplir su misión admirablemente y regresar al amor. Hoy vivo el amor incondicional día a día, pues no se necesita de la forma humana para que el corazón pueda amar profundamente.

 

El propósito que de ellos he recibido es el de ayudar a que más almas atiendan el llamado que nos hacen estos grandes seres celestes a vivir una vida plena y dichosa con los pies en la Tierra y la mirada puesta en la eternidad.

mfenix_logo_blanco.png

Trayectoria

  • 2007 Lic. en Contaduría Pública y Finanzas, ITESM

  • 2018 MBA Maestría en Alta Dirección, Universidad Anahuac México

  • 2020 Diplomado en Tanatología, Gaby Pérez Islas

  • 2019 Creación y Lanzamiento de Madres Fénix

  • 2021 Publicación de mi libro Mi bebé nació al cielo

  • 2022 Madres Fénix Podcast

IMG_6637.jpg
Captura de Pantalla 2022-08-01 a la(s) 11.00.08.png